Alejandra Lunik: “Trato de hacer cosas que me salgan más de las tripas, cosas que realmente sienta, y no repetir fórmulas”

DSC_0108

Cuando supe que había aceptado la entrevista, no podía mas de la alegría. Es alguien que sigo hace bastante tiempo, y me gusta mucho su trabajo. Creadora del personaje de Lola, la cual sale publicada todos los meses en la revista Ohlalá, prolífera artista, con un sentido del humor agudo e ingenioso, Alejandra Lunik es nuestra artista de la semana.

 

Nacida en Santiago de Chile, pero criada en Argentina, Alejandra es Ilustradora egresada del Magisterio en Dibujo de la Escuela Nacional de Bellas Artes “Manuel Belgrano”, y miembro del foro de ilustradores de Argentina.

Para aquellos que les interese, los días 8,15,22 y 29 de Septiembre estará dictando un Taller de Humor Gráfico por primera vez en su carrera (para mas Info, escribir a rosetti125@gmail.com) y entre medio de los preparativos, y su atareada agenda, tuvimos el grato honor de que nos brinde esta entrevista: Una charla amena sobre su presente, pasado, proyectos a futuro. Una charla permite conocerla un poco mas, entender los orígenes de su humor, y adentrarse en el mundo de una artista mas que talentosa:

Primero que nada contanos un poco acerca de los talleres que vas a estar dando.

Alejandra: Voy a dar un workshop, que cuenta con 5 clases. Cada uno de los 5 días se va a dedicar a dos temas, para el que vaya pueda irse con un paneo de información (narrativa, secuencias, tipo de humor, etc), que luego verá como aplica en su trabajo.

¿Es la primera vez que das un workshop de este estilo? ¿Estas nerviosa?

Si, un poco. Pero tengo todo escrito. Incluso estoy pensando si no lo voy a cronometrar y todo. (Risas)

¿Sos organizada con tus cosas, o te gusta ir improvisando, ser mas espontánea en lo que respecta a tu trabajo?

Soy muy organizada. Cero espontánea. Soy super metódica.

11888071_892441177460378_9179807540738682726_n

¿Como es un día de trabajo tuyo?

Esta separado en la semana… Ponele que la semana empieza un Lunes (porque no siempre, empieza un Lunes, a veces empieza otro día o bien sigo de largo): escribo una serie de guiones, elijo cuales me gustan, los boceto; al día siguiente mejoro el boceto, entinto,  al otro día color, y una vez que finalizo el proceso, vuelta a empezar.

Sabemos que ahora haces Lola (la cual sale publicada en la revista Ohlalá y la cual ya tiene su propio libro), pero ¿que otras cosas tenés dando vuelta?

Me encuentro trabajando en el próximo libro de Lola, que tenemos planeado que salga (esperemos) para el 2016, y tengo otro proyecto, que vamos a ver si ve la luz o no, que se llama “Andá a lavar los platos”, que es proyecto menos “contenido” que Lola. Lola es un proyecto muy correcto, y este es más salvaje… Veremos a ver que pasa.

¿Haces presentaciones en otros países?

Por ahora no estoy viajando mucho. O sea, por trabajo, como turista sí. Esperemos que ahora, que salió el libro en España, llegue alguna invitación o algo (risas)

Te preguntaba esto, porque vi que tenes muchos seguidores en diferentes partes de Latinoamérica…

Lo que pasa es que edición en Latinoamérica, existe solamente la de Sudamericana, que distribuye nada más que en Argentina, en verdad, todo ese público me conoce por la web, no por el papel. La verdad es que, uno de mis objetivos para este año, iba a ser editar en México, pero bueno, salió España. Pero México sigue siendo mi objetivo para este año.

¿Quienes son tus referentes, en quien te inspirás?

Varios… porque soy muy fanática de las historietas, y del humor gráfico, entonces, tengo muchísimas referencias, Bill Watterson es uno de ellos (creador de la historieta Calvin y Hobbes), el tipo de humor que él hace me gusta mucho, así el humor gestual. Maitena, Quino, Fontanarrosa, todos ellos son personas o autores que su laburo lo tengo como referencia.

11800206_889091034462059_257074239574950746_n

¿Como y cuando nació Lola?

Lola es como una especie de comodín. Era un dibujo que hacía siempre. Cuando me convocan de Ohlalá, Lola se vuelve oficial. Antes me servía para experimentar, y en un momento, cobró vida a través de la revista.

Muchas veces vi, dibujos tuyos que generan una cierta controversia, así como también te he visto, salir a defender tu trabajo… ¿Cómo lidias estar bajo ese escrutinio o esa mal interpretación que a veces te sucede?

Paré, paré un poco de contestar. Aprendí que no vale la pena, de 100, hay uno que le da por increpar. Lo que aprendí ahora es directamente no contestar, o no enroscarme con ese asunto. No hay nada mas internacional que la pelotudez, y es algo con lo cual a veces me toca lidiar. Muchas veces me ha dado muchísima bronca…  Empecé a producir este material y compartirlo con la mejor de las intenciones, y de repente viene alguien que te cuestiona, te señala, te acusa… Y lo primero que le sale a una es decir: “Qué te pasa?!” y lo segundo es enojarse, pero ahora logré el estado zen de hacer como que no existen, cuando eso sucede.

Tomando el lado bueno: ¿Qué te genera interactuar con tu público?

La parte buena es cuando hay gente que me entiende, que lo disfruta… Me genera empatía, siento que tengo como vínculos de afecto… Así como tengo de mucha bronca (risas), tengo de bastante afecto, como que alguien me puede alegrar el día, o que alguien encuentre que lo que hago es lindo, a mí… bueno, primero que no lo puedo creer,  y segundo, me dan ganas como de agradecer,  como que digo: “Wow! Que cosa buena que me da la vida”.

1969186_687651431272688_4326765086902556060_n

¿Pensás que esto de no creérsela y estar en un continuo agradecimiento, te sigue abriendo las puertas y mantener intacta la capacidad de seguir disfrutando de lo que haces?

Mmmm… No sé. No podría hacerlo de otra manera. En realidad, es muy diferente el proceso de dibujar, que el proceso de compartir lo que uno dibuja, están como completamente separados: El proceso de dibujar, es un proceso solitario, de mucha duda, de mucha cuestión, de mucho pensar,  y lo otro es como el premio del después. No pienso en quien me va leer cuando estoy dibujando…Creo que ahí está el asunto; En que yo dibujo algo que trato de que me guste a mí… Y pocas veces lo logro ¿eh?

Te queda la disconformidad de lo que estás haciendo?

Sí, todo el tiempo.

Dicen que eso ayuda a mejorar el trabajo que uno hace… ¿pensas lo mismo?

Ay… Espero que así sea. Es que me parece que si uno no se está cuestionando, o se aferra a la fórmula de lo que ya funciona, también es deshonesto. Trato de hacer cosas que me salgan más de las tripas, cosas que realmente sienta, y no repetir fórmulas…  No soy Nik. (risas)

¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

Dibujar. Dibujar es lo más lindo. Entintar, específicamente. Cuando tengo el boceto listo, lo paso a tinta, con el plumín y la tinta china. Sobre lo que dibujé en lápiz, voy con la tinta y eso es algo muy placentero, que disfruto mucho.

¿Con tinta china? Mira vos, yo pensé que dibujabas digitalmente.

No. Odio la computadora. La odio groso. Fui MUY ilustradora digital, hace como 10 años, que manejaba perfecto el illustrator y el photoshop, pero me daba cuenta que no pensaba: Que era todo probar e ir para atrás. El dibujo a mano tiene algo como tan de definitivo,  y además de que te quedas en la mano con un original… Yo tengo originales, que para mí, valen un montón, porque son piezas que yo considero valiosas, porque tienen la rugosidad del papel, el trazo de la tinta, los manchones… no sé, me gusta.

La calidez del trazo, que tiene el dibujo a mano,  no lo da ninguna computadora.

¿Alguna vez pensaste en exponer tus originales?

En esta etapa me doy cuenta que estoy cuidando cada vez más mis originales, que igual los voy a retocar, porque puedo ser MUY cochina. Si, por ejemplo, ahora mandé unos originales a una muestra al museo de la historieta, y me llamó la directora, y me preguntó si podía sacarle un n° de teléfono que tenía anotado un original, que justo se le veía y yo le dije: “No claro, por supuesto”. (risas)

¿Que trabajos tuviste antes de dedicarte de lleno al humor gráfico?

Durante muchos años fui ilustradora infantil.  Hice todos los libros de textos habidos y por haber, durante 10 años, para Argentina, España y EEUU. Básicamente hice muchísimos manuales, algunas ilustraciones para revistas femeninas como: Elle u Ohlalá cuando empezó. También hice colaboraciones eventuales para revistaban que me gustaban o que me gustan, como por ejemplo Fierro.

Volví de Francia (donde viví un año), empecé a trabajar como vendedora en una librería (no de artículos sino de Libros), durante  un año. En mi familia hay una tradición de libreros, entonces era como el segundo trabajo ideal, porque no sé si sabías que los libreros se llevan los libros con el 40% de descuento…

No. No sabía. Que maravilla.

Es un trabajo muy recomendable

La verdad que sí. Teniendo en cuenta que están re caros.

¡Carisimos!

Puede ser que haya gente en desacuerdo, pero desde mi punto de vista, vos has sido pionera, en Argentina, marcaste una pauta a seguir, en lo que se refiere a la historieta que refleja el día a día de las mujeres, sus problemas diarios, las cosas que las alegran, etc… ¿Cómo te sentís o qué opinas sobre esto?

A mí lo que me pasa con la vida diaria es que no me interesa.  Me interesa una mirada sobre la vida diaria.  ¿Sabes que es lo que más me molesta? Cuando dicen: “Ay! Es tal cual como lo que me pasó a mí!” Porque no es lo que busco. Busco algo un poco más profundo… Todos sabemos que muchas veces cuando te sacas las zapatillas tenes mal olor, y yo hecho chistes del olor que dejan los varones cuando van al baño… Pero siento que eso está bastante atrás, ya. Siento que lo dejé atrás… me aburrió un poco. Ahora me encuentro en la búsqueda del chiste más chiste por sacar la carcajada, más que la identificación.

Sé que me estoy saliendo de lo fácil, pero bueno…

El que no arriesga, no gana, dicen…

Exactamente.  Además de que si tengo que hacer lo mismo, todo el tiempo, me muero de angustia.

¿Que te moviliza, aparte de tu trabajo?

El amor… Sobre todo el amorrrrrrr. La alegría, los amigos, pasarla bien, la familia…

¿Sos familiera?

En realidad, soy la familiera en una familia que no lo es. Entonces soy la que dice: “vení mamá, querés tal cosa,?” O “Vení papá…” Pero la verdad es que no tengo una familia de esas que se juntan en navidad, super lejos de eso. Me encanta el concepto de familia, me encantaría que sean familieros… Es lo que me moviliza, pero no es lo que es (risas)

¿Que te gustaría lograr en tu carrera? ¿Cuál es tu mayor ambición?

Hacer muchos libros… Y que la gente los compre. (Risas)

Por último… Alejandra en pocas palabras.

¿El silencio es un poco palabra?  (Risas)  Yo para definirme… No puedo.

¿Y a lola la podrías definir?

Emmm… Me parece que tampoco. Mirá que hallazgo.

¿Porque Lola no es un alter ego tuyo… verdad?

Yo creo que no lo es… Pero evidentemente… Con esta última pregunta, me acabas como de dejar pensando…

Así es Alejandra, sencilla, con las ideas claras, sincera, talentosa. Una artista que vale la pena conocer y seguir.

Paula Tardio.-

©Todos los derechos reservados
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s