Edu Giardina: ““Siempre estás al servicio de algo: Al servicio de la música, de un artista, o del público… Siempre tiene que haber una entrega.”

Ph Portada: Matias Farias

Edu Giardina, dentro del ambiente musical es considerado uno de los mejores músicos que existen hoy en día. Pueden hablar con quienes quieran, y van a ver que no miento. A eso se le suma, que es altamente querido, y REQUERIDO a la hora de tocar. Talento nato desde que vino a este mundo, ha llegado para hacer historia, SU HISTORIA, dentro de la música Argentina. He aquí lo que estuvimos charlando, en una entrevista dinámica, super entretenida (hubiera seguido charlando mucho mas), donde vi a un hombre eléctrico, que se expresa por palabras, movimientos, a través de su gracia y por supuesto, por su música:

  • ¿Cómo empezaste con la música?

Me acuerdo que, específicamente, mi abuela tenía un piano de cola, y cuando iba a la casa lo tocaba. Mi abuelo, mis viejos cantaban, ninguno lo hacía profesionalmente, pero eran muy talentosos.

Primero empecé con una guitarra, después la batería, y se fue acomodando solo.

  • Vi en tu proyecto, que tocas casi todos los instrumentos. Como se fue dando esto? Porque yo te conocí por tocar la batería… y resulta que sos un virtuoso tremendo.

La batería es el instrumento al que más horas le di, es mi instrumento principal. Cantar, canté siempre. No tengo una técnica ni soy un cantante de oficio, por eso no me considero cantante, sino un baterista que canta. No recuerdo haber planeado eso (tocar varios instrumentos y cantar), en general, lo que me parece que pasó fue esto: Casi todos los bateristas que conozco, los buenos,  amigos que son cracks totales, tocan varios instrumentos. El tema es que quizás, no lo contextualizan en algo. En mi caso es diferente: como compongo canciones, voy tocando varios instrumentos para ir dándoles forma, porque así me siento cómodo haciéndolo…

Primero hay que aprender a ser músico, y luego sos baterista. Me acuerdo que en mi caso particular, el primer instrumento que agarré fue el bajo, mi hermano es bajista, a la vez tocaba la batería, también la guitarra, el piano de mi abuela: Todo se fue dando naturalmente.

  • Por qué elegiste la batería entre todos ellos?

Ay, ni idea… Me eligió a mí (risas). A ver, ¿Qué más divertido que agarrar unos palos y pegarle a cosas? La parte que nos atrae a todos los bateristas es la parte kinética del instrumento: Si la mecánica de una guitarra se la aplico a una persona, la estaría acariciando. Si la mecánica de la batería se la aplico a una persona, lo matas. Descargas energía con ella, es un instrumento que requiere mucha energía kinética. La parte rítmica.

Esto es como que te pega solo, es que medio que genéticamente hay una condición que te lleva a ser eso. Me di cuenta que tenía talento para tocar la batería, pero también estudié y le dediqué mucho tiempo.  Muchas horas. MUCHO ESTUDIO. Es el instrumento que realmente estudié.

  • Así que tenés un hermano que también es músico…

Si, como dije, toca el bajo. En el 2000 y pico teníamos una banda, y en el 2004, un sello discográfico de Inglaterra nos llevó allá para grabar un disco.  Una cosa re loco que se dio, nunca bajé de eso, fue como ¡WOW! Después de eso, nos separamos, porque musicalmente, íbamos para diferentes lados. Es un crack, encima un tipazo.

  • Cuando le dijiste a tu viejo: “Me voy a dedicar a la música” ¿cuál fue la reacción?

Me he quejado mucho de mis viejos, al principio se mostraron recelosos, pero recuerdo que llegué un día con un cassette que habíamos grabado con mi hermano en la sala (te hablo del año ’93 aproximadamente), lo puse y le puse play, sonaba más o menos, y me acuerdo que mi viejo, al ponerle play, se quedó escuchando y decía “¡No puedo creer que estos sean ustedes!” Después de ese día, fue y me compró mi primer batería. Eso no me lo olvido más.

  • Sé que vivís de la música por completo. ¿Qué estás haciendo actualmente?

Actualmente estoy tocando con la Maru (Marilina Bertoldi), también toco con un tenor argentino, se llama Darío Volonté, un tipo que es muy grande en lo suyo. Tocar con él está muy bueno, porque me abre las puertas y me permite ver,  un público completamente diferente,  y me re copa esto de meterme en muchos rubros. Ahora estoy tocando, no tanto como quisiera, jazz. Estoy yendo de a poco, pero quiero seguir introduciéndome en ese mundo porque siempre me gustó, siempre lo estudié, pero es algo que se da más con la práctica.

También estoy produciendo bandas, a veces lo hago con Guillermo Porro (socio y mejor amigo). Sentarse y producir música me re cabe. Es lo que más me gusta estar en el estudio.

  • ¿Te gustaría dedicarte a eso en el futuro? A producir me refiero.

Y… Si me preguntás que me gustaría hacer, y me gustaría mucho más tener mi propio estudio, trabajar ahí adentro, todo el tiempo produciendo música, para todo el mundo, para mí, para películas.  En el futuro prefiero estar establecido como alguien que trabaja en un estudio y que toca en vivo, porque tocar en vivo es lo más también, ojo.

  • Contame de tu incursión en el jazz

Siempre grabo algo para algún artista, en algún disco. Hace poco, terminé de co-producir un disco de una cantante de jazz, Silvia Gamallo, que justamente me llamó para incluir más rock en su disco, se quiso “rockear” un poco.

No soy baterista de jazz, me encantaría poder tocar jazz bien. Me gustaría poder tener esa versatilidad.

También toco con una amigo mío con Javier Viña. Hay muchas cosas instrumentales, también canto.

Todos los Enero me voy a Los Ángeles, a la convención más importante de música,  a trabajar con la marca de platos con la cual trabajo, que es SoulTone.

Después estoy con lo mío, terminé mi disco hace unas 3 semanas. Todavía no hice la prensa, así que me tengo que ponerme hacer eso.

11737991_10153531993533746_4435907855604776670_n

“Mi sueño es poder grabar cuando yo quiera, y poder generar dinero con eso.”

La verdad que últimamente no tengo de que quejarme porque todos los proyectos en los cuales estoy, tienen un gran valor artístico. Me gustan todos, no hay nada que esté haciendo que me disguste. Siempre sabiendo que esta profesión, ofrece muchos extremos, un día podes estar tocando en un subte, tranqui, como podés ser un tipo que hace canciones y gana millones y millones de dólares. La profesión es la misma, nos dedicamos a lo mismo, pero estamos en extremos diferentes, es así.  Saber que está esa distancia, saber que todo lo que está en el medio es muy misterioso, que tienen que ver con un montón de cosas, que por ahí no van de la mano de un talento específico sino en cómo te movés, en como haces las cosas, como sos con la gente, si sos puntual, si cumplís, si vas para delante.  La gente que me conoce, sabe que soy un chabón que hace cosas, hago muchas cosas, y lo que estoy tratando de hacer con mi proyecto, es cerrar, concretar, es poder decir, como artista, yo hago ESTO. Quiero laburar eso: Forjar, dentro de lo que se puede, dentro de mí, un ARTISTA, alguien que salga a decir algo.

El hecho de estar tocando con varios artistas, en mi caso, me da un training, que me permite aprender, ver qué cosas haría diferentes, cuales asimilo, etc. Este training me permite poder curtirme para poder pararme delante del escenario, abandonar la zona de confort y dar el mejor show.

11822490_10153548159728746_282098864652024578_n

  • ¿Quién sería como un referente de artista, acá en argentina, para vos?

Por ejemplo, alguien que me parece increíble en vivo es Charlie (García): Haciendo discos es algo inentendible, lo profundo que era el chabón haciendo canciones, letras, una sacadura total… El flaco (Spinetta) también: El flaco era puro relax arriba del escenario, era él, hablaba y una tranquilidad increíble. Pero Charlie, tenía esa “cosa” (hace gestos con la mano): es un chabón genuino, que hizo las cosas de corazón, tan genuinas,  que todo el mundo esperaba eso de él.

Cerati, en cambio, era mucho más organizadito,  te das cuenta en los discos, en la manera en cómo se vestía, era mucho más capo, era mucho más “Bowie”, siempre estaba reluciente, un caballero. En su último show, con soda, y tiró dos palabras: “GRACIAS, ¡TOTALES!”  Eso es ser genio, organizadito hasta en eso.

12274702_10153803515818746_2005070457921418500_n

Salir a tocar vos, tus canciones, pararte frente del escenario, te hace estar desnudo, en pelotas.  Eso es difícil, es algo que requiere de mucho training. Por ejemplo, el otro día, veía a Lula (Bertoldi) en el Luna Park, y es increíble cómo se desenvuelve en el escenario. Habla, y la gente responde, la quiere, porque es Lula, por es 100% Lula. Es la misma arriba y abajo el escenario, y eso es increíble. No es un personaje o algo inventado. A Marilina (Bertoldi) le pasa lo mismo.”

“Me encanta ser baterista, tocar música que me gusta, acompañando a un artista que me gusta, al cual yo pueda aportarle algo a su música,  que se sienta mi presencia en la música”

“Siempre estás al servicio de algo: Al servicio de la música, de un artista, o del público… Siempre tiene que haber una entrega.”

  • ¿Qué es para vos el éxito?

Es hacer algo genuino. Porque sos vos, no te tenés que disfrazar de nada. Vos tocás. Por lo menos todos los bateristas que me gustan cumplen con esto: Vinnie Colaiuta, Tony Williams (el tipo que inventó el jazz moderno, tocaba jazz con volumen), el batero de Rush:  Niel Peart, y hay más, muchos más…

  • ¿Con que batero te gustaría pasar un día entero, viendo como toca, que hace, etc?

Me muero. Imagínate pasar un día entero con Bonzo (John Bonham): ¿Cómo vibraba el tipo? ¿Cómo vibraba su música? Me gustaría ver como hizo para ser tan bueno, que es lo que lo elevó tanto. Todos estudiamos lo mismo, pero el secreto radica en cómo se aplica lo aprendido, y el tipo fue lo mejor.

“No se trata de ser rebelde y decir: “Na! Yo toco así y listo” no. No es EGO, no. Se trata de vibrar de una manera y estar conectado con algo. Lo óptimo sería estar todo el tiempo con esa conexión, pero no siempre se puede. Cuando logras esa conexión, esa magia, es muy lindo, te vas contento del show, feliz. Es tremendo ese sentimiento: Levantarte a la mañana feliz, porque sabes que vas hacer lo que te gusta, que vas a tocar lo que te gusta, ESO es lo más.”

En la parte compositiva, adquirí un montón de recursos pero sigo componiendo igual. Como baterista, sigo siendo inquieto tocando, pero ahora estoy tratando de controlarlo un poco. Me gusta mucho tocar, y gané muchos recursos para aplicar, en  los años que llevo tocando, lo cual hoy me permite no mandarme “la gran Edu” (risas).

  • ¿Qué cosas te inspiran?

El Arte, el arte en general. Todos los tipos de arte me inspiran: musical, visual… La sensibilidad humana. No quiero sonar como un gurú, pero la sensibilidad humana es algo que me insipira mucho. El ver a un ser humano sensible, que llora, que se pone mal, o se alegra ante algo, que abraza, que se emociona, me dan ganas de hacer música. Me inspiran mucho, pero MUCHO, otros músicos, otros artistas: el admirar a alguien es muy importante. Yo tengo tanta admiración por tanta gente, que hay veces que me avasalla. Digo: “Wow! No puede ser tan groso este chabón! La puta madre!”

Hay tanta gente que hace las cosas TAN BIEN, que dan una entrega increíble, que cuando te querés inflar, lo pensás dos veces. Lo mejor que podes hacer, es absorber eso (que enseñan) y dar lo tuyo.

La grositud de alguien, el talento, me tira, me inspira. Tener los amigos que tengo, todos músicos increíbles, es algo que me inspira muchísimo, también.

Paula Tardio.-

©Todos los derechos reservados
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s