Emiliano Obregon: Hacedor de oportunidades

Ph: Damián García Ferro.-

Emiliano Obregón es el fundador y guitarrista de una de las bandas más legendarias de nuestra escena musical: Lorihen (Lorihen Facebook). Aparte de guitarrista, también hace música publicitaria para grandes empresas, es  productor musical (Contacto Virtual Studio) y muchas de las bandas del circuito han podido contar con sus dotes artísticas y de producción para sus discos.

Muy querido en el ambiente, este gran músico ha podido darse el lujo de compartir escenario con Judas Priest, Whitesnake, Stratovarius, Angra, Hamerfall, Vision Divine, entre otros. Multifacético, inquieto, determinado, talentoso: por estas características y mas, lo elegimos para ser el artista destacado musical de la semana. Con ustedes, Emiliano:

¿Cómo llegaste a tener este estudio?

Cuando finalizo el secundario, arranco la carrera de producción en la EMBA, a los 18 años, donde empecé a interiorizarme con la grabación y producción de bandas.

Empecé grabando en el cuarto de mi vieja (hasta donde se podía… antes de que me rajaran), otras cosas las grababa en la sala de ensayo de Lorihen, la cual tenía la particularidad de ser una sala vacía, mas bien un garage, donde llevé mis computadoras, algunos micrófonos que tenía y grabábamos como podíamos, obviamente.

Estos fueron los primeros tejes y manejes que hice en el mundillo de la producción.-

¿Tenías algún otro trabajo, aparte de músico, en aquellos tiempos?

Siempre fui muy picaflor: laburaba 3, 4 meses, juntaba unos mangos, compraba lo que necesitaba y cambiaba. Fui electricista, encargado de depósito, y varias cosas mas.-

¿Cuando descubrís tu amor por la música? ¿Quién te regala tu primer instrumento?

De chico: agarré la guitarra de mi viejo, de cuando era el chico. Un día le dije a mi viejo que quería tocar la batería porque me había fascinado, y él me dijo: “¿Por qué no arrancas con la guitarra, que tenés una aquí disponible, ocupa menos espacio, y hace menos ruido? Mi viejo me empezó a pasar los primeros acordes, y a partir de eso fue interiorizándome, descubriendo el instrumento.

Era una criolla muy vieja, que estaba muy lastimada, que costaba hacerla sonar… Entonces no fue una atracción instantánea, un amor a primera vista.

¿Tu papá es músico?

 De hobbie toca la guitarra. En casa siempre hubo mucha música: Somos tres hermanos, siempre la tuvimos a flor de piel, y siempre nos incentivaron esa veta. Mi vieja es pintora, pero siempre escuchó mucha música.

Se escuchaba mucho Beatles, Yes, mucha música británica, y por otro lado, mis viejos son dos personas que militaban en la juventud peronista de aquellos años entonces había mucho de Serrat, de José Larralde, folclore, y mucha música, por aquel entonces, contestataria.

El mensaje, la parte musical, llegaba de todos lados, estaba super presente.

Definitivamente el amor por la música se dio en mí por la cantidad de música que se escuchaba en casa. Los discos de los Beatles, de Pink Floyd, que re descubrí después, ya estaban incorporados en mí.  Las melodías quedan habitando en el inconsciente, y muchas veces estas tocando y vuelven a despertarse. Es impresionante como la música que escuchas de chico se te queda “pegada”.

¿Cuál fue el primer tema que quisiste aprender a tocar enseguida?

Detroit Rock City de Kiss.  La primera banda que me gustó fue Kiss.  Yo juntaba las figuritas y mi vieja me trae el cassette destructor, el cual gasté… no paraba de escuchar.

11800480_10153400533325491_8481009873789232816_n

¿Estudiaste o fuiste mas que nada autodidacta?

Estudié muchos años con Miguel Ángel Oropeza (Kamikaze) a partir del año 93. El me transmitió los conceptos básicos y despertó en mí el interés de dedicarme a la producción musical, ya que él también se dedicaba a eso. Me dio los primeros conceptos de producción.

El primer tema que grabamos en conjunto, que hoy es un clásico de Lorihen es “Traidor”, que es del primer disco, y que ya tiene casi 20 años.

¿Cómo es tu forma de componer actual, y como maduraste desde tus comienzos?

Soy muy reactivo a los golpes emocionales, a lo que sucede en mi entorno. Un disco es un hijo, por eso necesito tener “una vuelta de página”, poder bajar al papel algo importante que esté pasando o haya pasado en mi vida, así creo que se viene dando en los discos de Lorihen:  Cada disco habla de una etapa que está claramente delimitada. “Bajo la Cruz” es un disco muy oscuro, que representa una etapa difícil en mi vida: excesos, locura, mi primera separación, y se nota en lo musical y en lo lírico: van de la mano.

Paradigma es un disco mas introspectivo, como contra cara.

Es imposible componer lo mismo a los 25 que a los 40, porque la vida te va llevando por diferentes caminos.

Me nutro mucho de las experiencias, de lo que voy viviendo.-

Cuando era chico iba a un lugar que se llamaba El Sótano: Ahí fue donde me presenté por primera vez con Lorihen. Por ese lugar desfiló gente como Charly, El Negro Medina, entre otros. Autogestión total. Había muy pocos lugares donde tocar el estilo que hacíamos, poca infraestructura. Pero yo era muy  mandado, generaba la oportunidad, me tiraba a la pileta y después me fijaba si tenía agua, pero creo que así se aprende también.-

¿Cuál pensas que es el factor o los factores que llevan a una banda a “pegarla”?

En la música hay una cuota de suerte, una cuota de profesionalismo y una cuota de perseverancia. Es fundamental que estén las tres cosas.  También es importante que lo que hacen tenga público, sino es difícil de lograr llevar gente.

7185548652_27a189ddab_b

¿Cómo productor que opinas del todo movimiento musical que se está dando hoy en día?

Creo que es algo que necesariamente tenía que suceder. Las bandas que surgimos a fines de los 90, tal vez no tuvimos un despegue total y absoluto. Eso lo veo relacionado directamente con la llegada de las bandas de afuera, que tal vez, no permitieron que se termine de consolidar la escena musical aquí. No digo que sea malo, al contrario, esta bueno que la escena nacional se nutra.  Desde fines de los 90, principios del 2000 es impresionante las bandas internacionales que han venido, lo cual tampoco permite que uno toque cuando quiera.

Por ejemplo, ahora estoy planeando los 20 años de Lorihen en Vorterix: para planear esta fecha lo primero que me tengo que fijar es que no venga nadie el día estipulado, un fin de antes, o un finde después. Así fue los últimos 15 años: para planear un show tenías que fijarte la agenda, que nadie venga de afuera, porque te resta público definitivamente.

La camada nueva musical le va a dar dinámica y vitalidad a la escena, que le estaba haciendo falta. Tienen un largo camino por delante y arrancaron con un recambio generacional que pienso que va a favorecer mucho. Primero porque la data les llega mucho mas rápido gracias a tener al alcance youtube, redes sociales, etc. Tienen condimentos por todos lados, muchísimas cosas de las cuales nutrirse. Esta data, antes no estaba, era imposible acceder.

Esto también sirve para difundir su música mucho.

Teniendo en cuenta todo lo que hay de nuevo en la escena musical: ¿Cómo haces para no repetirte, para mantener fresca tu música?

 Información, en lo personal, necesito seguir incorporando y dejo que los discos vayan para donde tengan que ir. Dejo que la música que estoy creando, encuentre su camino, que vaya donde deba ir.

Soy de escuchar muchas nuevas bandas, nuevos artistas, nueva música, géneros diferentes: Esto hace que la nutrición musical venga de muchos lugares: uno tiene que estar abierto a recibir influencias de todo tipo, sin importar que género hagas.

No está bueno encasillarse, sino el mensaje pasa a ser predeterminado, lo cual no está bueno para la obra de un artista, para lo que pretendes que quede para la posteridad.

No se si hay mucho mas por hacer en la música: creo que a medida pasan los años, a medida que vaya pasando el tiempo, todos los géneros se van acercar cada vez mas, los caminos diferentes que toman cada género tienden a ir uniéndose: el rock con el soul, con el jazz, el blues y el metal que de alguna manera es el “grito del rock”, la parte mas fuerte, que ahora está volviendo a experimentar la escena musical actual, que también tienen su parte hiper melódica, los estribillos por ejemplo.

¿Cómo tomo tu familia cuando te dedicaste exclusivamente a la música?

Si bien renuncié al confort del sueldo seguro, mi familia entiende, que al trabajar de lo que me gusta, no trabajo en realidad. Hice mi propia empresa: www.musicapublicitaria.net, mal no fue. Las vueltas de la vida me ha enseñado que a veces se puede tener mucho y no tener nada en definitiva. A veces es mejor resignar números y vivir feliz, contento con lo que estas haciendo, con mis horarios, respetando lo que tengo ganas de hacer.-

¿Cual fue el mejor consejo que te han dado en tu carrera musical?

 Sucedió en un momento de crisis en Lorihen, a los 3 años de empezar a tocar: La banda se estaba disolviendo, y me quedaba solo. Un día, estaba re triste,  llegué a la sala (La cripta) un rato antes y Osvaldo Civile, quien estaba tocando en ese momento, y mientras charlábamos, me dijo: “Pelotudo, vos tenés que seguir para adelante. Lo que vos haces es muy bueno, así que los otros cuatro que te acompañen, búscalos, pero vos siempre seguí para delante.” Eso me quedó grabado a fuego y no me la pude sacar más de la cabeza. De hecho ese momento, lo tengo muy vívido, como si fuera ayer. Esto pasó en el año 98.

¿Cómo crees que vas a seguir evolucionando?

 Creo que siempre voy a estar ligado a la música. Tengo períodos de desenchufe, pero siempre vuelvo. La música es una guarida, este estudio es mi refugio, donde me encanta componer, grabar, tenga o no tenga nada que hacer.

Este año voy a tener más espacios para mí, pero voy a seguir sacando discos porque es lo que me gusta, es una necesidad, que a veces esta más fuerte y a veces cede. No puedo cortar el cordón que me une a la música.

Es eterno: uno lo lleva consigo hasta que muere y mas allá. La música es eso: es por donde canalizo algo que me sucede, que me sacude, donde transmito mis experiencias, mi vida.

¿Cómo te describirías a vos mismo?

 Como una persona obsesiva, compulsiva, buen tipo, buena gente pero jodido. Sé que soy una persona jodida en cuanto al trabajo, soy ordenado para algunas cosas y desordenado para otras.

A la hora de trabajar no mido, y pongo un 250% de mí, me entrego completamente. Esto a veces me lleva a golpearme, pero es la manera que tiene cada uno de funcionar.

El día de mañana sale una enciclopedia de la música argentina: ¿Cómo te gustaría que te recuerden?

Un buen compañero… Creo haber sido un tipo que ayudó a muchas bandas a dar su primer paso sin calcular, sin medir, de manera desinteresada. Un tipo que hizo cosas importantes por la escena del metal argentino, de la música argentina. El productor argentino tiene muchas menos herramientas que los productores de eeuu, acá nos damos mucha maña, pero a la vez esta experiencia que ganamos al desafiar los límites nos hace mucho mas ricos y nos sirve para dar mucho mas, sobre todo en una escena que no genera guita. Uno no hace música por la guita, lo haces porque es lo que amas, porque te nutre, porque te hace feliz. Y a mi me hace completamente feliz.-

Paula Tardio.-

©Todos los derechos reservados
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s