Ezequiel “Chino” Piazza: “El arte es infinito”

Cuando comencé con esta columna, la idea siempre fue aprender, conocer sobre las personas que hoy pisan fuerte en el ámbito musical. Chino, si bien es joven, es una fuerza motora que no conoce límites ni obstáculos, que desde muy chico, supo hacerse su camino, tuvo claro que se necesitaba para triunfar y su presente es prueba de todo esto.

Baterista de Octafonic y la Boris band, en mayo de este año también lanzó su primer libro: “Ciclo Rítmico”: libro que muestra la investigación sobre un método completo donde se abarca aspectos técnicos y estilísticos. La escritura es simple, clara, muy fácil de comprender, y perfila como un libro que deben tener todos aquellos que tienen a la batería como su medio de expresión.

El libro es un ejemplo de su empuje: Se equipó, se desafió a si mismo para comenzar a escribir, y hoy, está en la calle, en las manos de quienes lo adquirieron, algo que lo sobrevivirá mas allá del tiempo, junto con su legado musical.

Otra cosa destacable, a medida que vayan leyendo, es el impresionante amor que hay entre él y su padre. Su padre fue quien ayudó a que el Chino sea hoy quien es, y para él, ser quien es, es el mejor homenaje que puede darle a su gran padre.

Fue realmente un placer charlar con él y poder conocer sus raíces, sus convicciones, sus pilares. He aquí un pedazo de la historia del Chino Piazza:

11885322_727001730777950_3957607731772125083_n

¿Cómo arranca tu idilio con la música?

Mi papá era concertista clásico. Si bien no se dedicaba a la música, en sus tiempos fue concertista clásico de guitarra. Mi mamá también era música. Cuando yo estaba en la panza, dio un concierto en radio Nacional, tocaba la guitarra.
En una salida familiar, mi papá me preguntó si quería tocar la batería, y yo, con 10 años, dije: “Si, por qué no?” Así que me compró unos palillos, y empecé a practicar con una caja de pan dulce, y a los 11 años me regaló mi primera batería, una REMO.
Y ahí arrancó, mi pasión por la batería, por el instrumento; desde el primer momento me enamoró.
Luego comencé a estudiar, a tocar con amigos en el colegio (los cuales actualmente se dedican a la música, lo cual es muy bueno).
Si bien comencé tocando varios estilos, me enamoré del jazz luego de que mi profesor me lo mostró. Desde muy chico, empecé a experimentar con el jazz, no tanto con el rock, por eso mas de grande tuve la posibilidad, con Octafonic, de tocar rock, pero básicamente, mi base es el jazz.

¿Qué te despierta el rock, actualmente, viniendo del palo del jazz?

Esta buenísimo poder tocar rock luego de haber aprendido jazz, y no al revés, ya que tocas rock con otro tipo de habilidades. Nunca subestimé ni subestimo al rock, porque hay que tener un cierto peso, una cierta fuerza, una cierta instrumentación para tocar: la batería de rock, no tiene nada que ver con la de jazz.
Tocar rock y luego querer tocar jazz es más difícil, porque tenes que cambiar la estructura completa de la técnica de la batería, el concepto de la música en la batería. Cuando uno es músico de jazz, tiene esa capacidad de poder dominar la parte técnica o dominar la parte de la dinámica (fuerte) que se necesita a la hora de tocar rock. Es mas abierto a al dominio de la técnica del instrumento.
No es fácil, a mi me llevó su tiempo tocar rock propiamente dicho, y no, tocar rock como músico de jazz. Por suerte, entré a una banda de rock que tiene un fuerte componente de jazz.
Esta bueno ser amplio y poder tocar todo lo que venga a las manos, ¿no?

Si, totalmente. Me preguntaba: ¿Qué artista te ha influenciado?

Escuchaba rock cuando era chico: del rock nacional escuchaba a Vox Dei, del rock internacional escuchaba a Creedence, era fanático de los Guns ‘n Roses, Ac/Dc, Black Sabbath, Deep Purple, Led Zeppelín, entreo otros. Luego, cuando comencé a estudiar batería, empecé a estudiar jazz y escuchar jazz. No sé quien me marcó puntualmente, creo que es una mezcla, entre aquellas bandas que escuché.

¿Cómo definirías tu estilo?

Siento que soy un músico versátil. Me gusta tener esa característica.

¿Que sentiste el primer día que pisaste un escenario y te encontraste con el público?

Cuando mi viejo me ofrece tocar la batería, le ofrece a mis hermanos tocar otros instrumentos. El era guitarrista, le ofrece a mi mamá tocar el bajo, a mi hermano otro instrumento, y así se armó una banda familiar. Mi viejo componía, yo tocaba la batería, mi hermano el teclado, y empezamos a tocar.
Si recuerdo que, cuando tenía que tocar, era lo que mas feliz me ponía. Actualmente me sigue poniendo feliz, ojo, pero ahora es un trabajo, algo mas formal. Recuerdo esa ansiedad, la enorme felicidad que me causaba pensar, que tenía un show. Me cambiaba el día, el humor.
Desde muy temprana edad empecé a tocar en vivo. La felicidad era infinita, era una emoción maravillosa.

¿Cual fue el mejor consejo que te han dado?

“Vos siempre tenes que tocar, y juntarte con gente que siempre sepa mas que vos.”

Mas allá de los consejos, tengo muy presente lo inquieto que era para descubrir cosas, investigar, estudiar y practicar. Estudiaba 8 hs por día. En ese tiempo, me di cuenta de muchas cosas, solo, me autoeduqué. Si bien tenía profesor, era autodidacta, prolijo, ordenado, disciplinado. Recuerdo esa manera de encarar a la música, que a mi me funcionó, me llevó a buen puerto, y creo que fue lo mejor para mi en ese momento, y  llevó a ser quien soy hoy en día como músico.

Lo que se nota cuando contas esto es tu amor hacia la música. Y también creo que hizo que hoy estes rodeado de grandes músicos, como lo estas hoy. ¿Qué te nutre de ellos? ¿De esa camadería de excelencia que tienen?

Es genial. Tuve desde el principio la suerte de juntarme con grandes músicos, estar rodeado de músicos que siento que son mejores. Eso es lo que uno necesita, de eso aprendes constantemente, mejoras, avanzas todo el tiempo. Hoy, toco con aquellos músicos que admiraba, que los felicitaba luego de un show, es increíble. Poder tocar con ellos es un regalo hermoso, tremendo. Es genial poder tocar con gente tan grosa, como lo son los músicos de la Big Band u Octafonic.

¿Sentis que llegaste?

No. Ni ahí. Ni a la mitad.

¿Cual es tu ambición musical?

No sé. Creo que hay una cuestión mía, no se si mala o buena, pero nunca voy a estar conforme, soy medio obsesivo, con lo que toco, con los shows, un error, una crítica, es algo grande: Soy muy exigente conmigo. Mi meta es tocar cada vez mejor la batería, sentirme bien cada vez que termina un show. Sé que no toqué el techo: sigo estudiando, practicando, nutriéndome de los bateristas mas grandes y aquellos que son mas jóvenes. El arte es infinito: dudo que exista un artista que sienta que ha llegado… Me parece que es algo que siempre esta en proceso, lográndose.

Me mantiene así (desde un plano humilde, ojo), el compararme con mis heroes, con los mejores: El día que logre tocar la batería, aunque sea un poquito, como lo hace Antonio Sánchez, bueno (risas) ahí si. No concibo agrandarse cuando siga existiendo personas como él tocando, tan talentosos, tan grosos, terribles. Uno puede dar cosas, aportar a la música, quererse (es importante la estima hacia uno mismo), pero lo que tiene que ver con lo que uno toca, no hay manera de agrandarse, de creérsela.

¿Que es lo mejor, dentro de lo que te ha pasado, que te ha brindado la música?

Lo mejor que me pasó, que me dio la música, fue aquella salida familiar que te conte antes; Ir caminando por Florida, y que mi viejo me ofrezca toca la batería. Si ese momento no hubiese existido, hoy no estaríamos hablando, no sé que estaría haciendo la verdad. Ese fue EL momento. Esa noche dio inicio a todo.

Noto que tu papá te ha marcado mucho.

Si. Por eso hago lo que hago, por eso le pongo el empeño que le pongo. Sé que el hubiese querido dedicarse a la música, era lo que lo hacía feliz, lo que lo emocionaba, pero por mala suerte, tuvo que dedicarse a otra cosa, y eso lo puso muy triste. Por mala suerte, eran otros tiempos, y no obtuvo el apoyo de su familia para dedicarse a la música. En esa época, no se consideraba como algo serio.
Eso hizo la diferencia para mí, contar con el apoyo de mi familia. Siempre me sentí contenido, valorado, apoyado por ellos.
Lo que hago hoy, es mi manera de homenajear el gran hombre que fue mi padre, mi manera de demostrarle el gran agradecimiento y amor que tengo por él. Es mi forma de reivindicar su amor por la música: Yo, viviendo, experimentando, amando la música, al máximo.

http://www.ezequielchinopiazza.com.ar/

Paula Tardio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s